ASN le toit mes eeg, un canal bouchГ© thierry repentin ministre https://www.levitradosageus24.com/ prescription brand viagra online 2014 composГ© calculГ© la trГ©sorerie et.

Imbroda "No necesitamos exclusiones, ni discusiones que busquen la confrontación, la crispación y que ataquen a la base de nuestra sociedad”

Juan José Imbroda hace un llamamiento a la “sensatez” para que la convivencia en Melilla “no sufra ni heridas, ni fisuras"

Juan José Imbroda, presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla y del PP Local.
Juan José Imbroda, presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla y del PP Local.

El Presidente Imbroda expresa su apoyo y el del Ejecutivo de Melilla al Gobierno que preside Mariano Rajoy “en la noble tarea de vencer con nuestro Estado de Derecho al acto de sedición de los independentistas que quieren romper España en contra de todos los españoles, incluyendo aquí a la mayoría de los catalanes que, además, así se sienten”.

Quiero agradecer la presencia de todos ustedes a este acto. Especialmente quiero agradecer la presencia activa, con su participación, a la Comandancia General de Melilla, renovando así todos los años la simbiosis del Ejército con Melilla y fundiéndonos todos en el Pueblo de Melilla. Agradecimiento también a nuestra Armada, representada aquí por la dotación de la fragata Navarra, venida ex profeso a esta celebración y también a la colaboración del Ejército del Aire a través de la Patrulla Aspa.

Nuevamente mi felicitación al General Segundo Jefe del Ejército de Tierra, don Miguel Martín Bernardi, melillense al que ayer se le entregó la Medalla de Oro de la Ciudad por méritos más que sobrados. Asimismo, mi felicitación al Club Scorpio de Aventuras, al ser también muy digno merecedor de la Medalla de Oro en función de vastos méritos, de los que ayer se dio cuenta.

Pues fue un día como hoy y al anochecer hace 520 años cuando Pedro de Estopiñán llegó a esta Plaza de Armas, previo acuerdo con los alguaciles de Melilla, reconocido y simbolizado en el apellido Melilla y en el escudo de Melilla, otorgado por los Reyes Católicos. Aún hoy, hay descendientes de aquéllos, conservando el apellido.

¡520 años ya!. Al mismo tiempo que la construcción definitiva de la nación española o del descubrimiento de América. Qué extraordinario mérito de tantas generaciones que, con firme voluntad, esfuerzos y sacrificios, han visto ondear nuestra bandera en estas mismas piedras. Cuánta heroicidad, cuántas penalidades y cuánta fe y decisión de mantenerse unidos a España. A pesar, muchas veces, de las incomprensiones de algunos.

Melilla, ciudad milenaria basada no en una raza, en un grupo o una religión, sino en su capacidad para asimilar culturas diferentes.

El Mediterráneo, ese mar que, como decía el poeta, une más que nos separa de la otra orilla. Son las distintas culturas que las habitaron, las que siempre la tuvieron conectada al sur peninsular. Rusadir fenicia, la de los cartagineses y los romanos, de la que dan fe de su importancia múltiples datos arqueológicos como moneda propia, etc. O la llegada del Cristianismo. El Islam no supuso un corte respecto a la tradicional relación con el norte y su vinculación a Al Andalus.

Así pues, el 17 de septiembre de 1497, esta ciudad siguió incardinada en ese norte, en el que se fraguaba la unidad de España. Y allí también tenía que estar Melilla.

Hoy es el día de todos los melillenses. No puede ni debe haber autoexclusiones. Es muy difícil o imposible comprender que no se pueda celebrar este día como el más significativo de nuestra Melilla. No hay razones legítimas que valgan. Renunciar al origen de la Melilla española tiene difícil explicación. Y ninguna cuando se alude a pretextos que, además, pueden esconder intereses inconfesables.

Hoy es el día de todos, el de la Melilla moderna, europea, en la que se goza de todos los derechos y oportunidades devenidos de la pertenencia a una de las más importantes naciones del mundo y, digo yo, la mejor. La de la libertad, igualdad, paz, progreso, derechos…  

No necesitamos exclusiones como tampoco discusiones que busquen la confrontación, la crispación y que ataquen a la base de nuestra sociedad. Las que fomentan la separación y los fosos entre culturas, la del agravio permanente en razón de un credo religioso. Discursos que afectan muy de lleno a las nuevas generaciones, a las que hay que educar en la igualdad, paz, libertad y solidaridad. ¡Dar ejemplo!.

Melilla es plural en sus culturas, quizá la que más en España, y hay que ser consecuentes y sensatos para que las relaciones entre todos no sufran fisuras ni heridas de difícil reparación. No se puede elevar la categoría de una provocación, a no sé qué cosas, si la cultura, si la religión, si la tradición, a una simple norma administrativa del Ministerio de Agricultura que es de obligado cumplimiento en todo el territorio español, y esto es España. Porque no se puede ser España para unas cosas y no para otras.

Así que hago un llamamiento a todos para que sigamos labrando un futuro unidos, en el que el respeto y la convivencia sean lo cotidiano.

Hay un problema al que no le damos mucha importancia pero que es preocupante: la imagen. Tenemos tres factores que impropiamente la dañan: la valla como elemento de contención a la inmigración irregular. Los menores extranjeros no acompañados y los porteadores fronterizos.

De una manera injusta estamos cargando con esa mala imagen que algunos, perversamente, se encargan de difundir. Todos buscan un mundo mejor para ellos, los inmigrantes, menores y porteadores. ¿Qué podemos hacer?. Tenemos centros habilitados con todos los medios para los menores; inclusive hay un programa actualmente en la calle de acercamiento a esos menores para que la abandonen y entren en la protección de nuestros centros, con buenos y esperanzadores resultados. Dedicamos importantes recursos para ello. Pero muchas veces son mayores los que mal aconsejan a esos menores y los inducen a que vivan en las calles, y ésos y otros ya se encargan de difundir una falsa imagen de Melilla como ciudad despreciativa e irresponsable con ellos. Y eso no es verdad. Como tampoco es verdad que todos esos menores sean delincuentes. Son menores marroquíes y Marruecos debería responsabilizarse de ellos. 

Como esas imágenes y comentarios que se vierten sobre la explotación de mujeres marroquíes para el comercio fronterizo. No dicen que son marroquíes que, gracias a eso pueden vivir, aunque ya es insoportable que ése sea su medio de vida.

Y la valla. Valla que siempre se olvidan de decir que es de Europa y que cumple la función de proteger la soberanía de España. 

Nuestra frontera necesita una reflexión profunda. Pienso que Melilla es y debe asemejarse cada día más a la España peninsular y que debe alejarse de la imagen que damos en esa frontera y que se parece a otro país. Hay que reordenar todo el tráfico comercial y de pasajeros. Pero no es solución más Guardia Civil, más Policía Nacional y más Policía Local, todos hacia la frontera. Es como un pozo sin fondo, cada día hay que destinar más recursos y cada día el problema será mayor. Necesitamos una frontera europea a todos los efectos. Por lo tanto anuncio que estamos estudiando las soluciones apropiadas para que aquéllo cambie sustancialmente. En ese cambio le va mucho al futuro de Melilla. 

La otra mitad de la frontera es Marruecos. Tenemos relaciones excelentes como país socio y aliado que es y expreso mis deseos de que siempre sea así. No obstante, Marruecos tiene también sus responsabilidades en los pasos fronterizos y debe ordenar sus tránsitos en las propuestas que conduzcan a que haya fluidez, seguridad y orden. Tengan la seguridad de que conseguiremos un cambio total de la situación que existe en la actualidad.

Pilar fundamental del desarrollo es la Educación. Hemos progresado contra el fracaso y el abandono escolar en estos años. Abandonamos los últimos puestos y ya hay Comunidades por detrás de nosotros. Es verdad que aún las ratios en Educación Obligatoria son altas, pero también es verdad que en el primer trimestre de 2018 comienza la construcción de un nuevo colegio  “Gabriel de Morales”. Además, les comunico que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte me ha confirmado por escrito la construcción de otro colegio para el que la Ciudad Autónoma de Melilla se compromete a facilitar el solar correspondiente en 2018. Por lo que en pocos años, esos altos ratios habrán desaparecido.

Todavía queda por hacer, pero se está ya en el camino adecuado. La Ciudad Autónoma de Melilla contratará de nuevo en este mes a 65 Técnicos de Educación Infantil como apoyo, y además anuncio, que se va a firmar un convenio con la Dirección Provincial de Educación para que los 17 centros de Infantil y Primaria abran sus puertas de 8 a 15 horas para facilitar a los padres su vida laboral. Con este motivo, la Ciudad Autónoma de Melilla procederá a la contratación de 30 Técnicos de Educación Infantil o similar en el horario necesario para cumplir ese fin familiar. Se hará antes de finalizar este año.

La formación universitaria tiene dos actores importantes, la UNED de Melilla -que es modelo de buen hacer- y la Universidad de Granada. 

Se ha impulsado notablemente en titulaciones universitarias el campus de la Universidad de Granada en Melilla. Con las nuevas titulaciones subvencionadas por la Ciudad Autónoma de Melilla se ha posibilitado que se haya incrementado el número de alumnos en un 50%. Pretendemos que se sigan incrementando con  nuevas titulaciones para el curso 2018 / 2019.

Considero fundamental para la Ciudad, como un sector estratégico, el desarrollo universitario, para lo cual seguiremos apoyándolo decididamente. Creo que sería viable y muy positivo que el campus de la Universidad de Granada en Melilla tuviera 5.000 alumnos.

Hasta ahora, además, la Ciudad Autónoma de Melilla subvencionaba todas las matrículas de los estudiantes universitarios melillenses. A partir del próximo curso, será la Universidad de Granada la que lo haga con los alumnos de su campus. Por lo tanto, anuncio que la Ciudad Autónoma de Melilla creará y la hará compatible con la anterior, una bolsa de estudio a todos los estudiantes de Melilla, sea aquí o fuera de nuestra ciudad, que se consignará en el presupuesto de 2018. También hay un acuerdo con la compañía Air Nostrum para una rebaja del 15 por ciento de las tarifas a estudiantes.  

Considero fundamental que la Ciudad establezca como un sector estratégico el desarrollo universitario, para lo cual seguiremos apoyándolo decididamente. Creo que sería viable y muy positivo que el campus de la Universidad de Granada en Melilla tuviera 5.000 alumnos.

El incremento de la población sigue siendo una constante. Al principio de esta legislatura éramos 86.240 habitantes en el Padrón, y hoy hay 1.000 más. Además tenemos una población flotante que me lleva a decir que estamos sobre 100.000 personas en nuestra ciudad y en 13,5 Km2, o sea, de las primeras regiones de la unión Europea en densidad de población.

Tenemos casi el doble de inmigrantes que la media nacional. En los últimos siete años ha crecido la población en una cuarta parte. Ésto unido a la permeabilidad fronteriza y a la presión de nuestro hinterland, exige más recursos y dotaciones para dar los correspondientes servicios. Como en la atención hospitalaria, que en algunos momentos se han saturado algunos servicios, fundamentalmente por marroquíes. En la reordenación  de la frontera, habrá que tener esto muy en cuenta. 

No obstante, el esfuerzo que se ha hecho ha sido importante, tanto por los profesionales del Hospital Comarcal, como por la Administración pues, por ejemplo, en esta legislatura se contratarán a un total de 100 profesionales nuevos y se ha dotado de guardias presenciales de facultativos en varias especialidades.

Quiero, y esta vez ya sí de una manera definitiva después de desliar una compleja madeja judicial con el anterior adjudicatario de las obras del hospital, pues digo que en el próximo trimestre comienza la construcción del nuevo hospital, con un presupuesto cercano a los 90 millones de euros, o sea, el doble que el anterior y con una ejecución de tres años. La ministra nos visitará en el mes de octubre para dar las explicaciones precisas y será una empresa pública quien lo haga.

Un grave problema es el desempleo y aunque hay cifras alentadoras, como que al principio de la legislatura había 12.191 demandantes de empleo, hoy son 11.158, o sea, una bajada de más de 1.000, sobre un 9% menos. De ellos, sobre un 30% son inmigrantes; el 60 por ciento con baja formación educativa. Pero a pesar del aumento de población, la renta per cápita ha subido. 

Pero teniendo en cuenta las dificultades naturales que tiene Melilla y sus limitaciones a la hora de plantear soluciones, planificamos una serie de medidas y actuaciones que sí serán decisivas para crear empleo suficiente. Deben girar en torno a la remodelación y ordenación integral de nuestra frontera. Pasos que sean ágiles para el tráfico turístico, que permita que el comercio y la hostelería aumenten notablemente sus ventas.

Nuevas medidas fiscales que faciliten la creación de sociedades y de autónomos y que además favorezcan el consumo. Como incrementar al 75% las bonificaciones que en la actualidad son del 50% en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de Sociedades. En ello estamos trabajando actualmente. Espero que para 2018 sean realidades.

Sobre el transporte. Estamos trabajando con el Gobierno nacional la entrada en vigor del 50% de bonificación sobre fletes de las mercancías, especialmente aquellas que van a las empresas para su transformación. La declaración de obligación de servicio público de las líneas aéreas a Granada, Almería y Sevilla. Muy avanzada también, y en conjunción con la España insular, la obtención de un 50% de descuento en el transporte de vehículos para residentes.

La entrada de Melilla en la Unión Aduanera, siempre que nuestro régimen fiscal no sufra menoscabo alguno. Dicha integración debería acordarse con los agentes sociales y procurando el mayor apoyo político posible. Aquí es fundamental el ir de común acuerdo con Ceuta.

Fuerte inversión pública. La ampliación del puerto.

Ya ha sido remitido por la Autoridad Portuaria el proyecto de ejecución de la obra, por un importe de 292 millones de euros y tengo la confirmación de que en el Presupuesto General del Estado existe consignación suficiente y en el Capítulo VII, para que en 2018 comience la ampliación con cuatro anualidades.

Aparte de lo que significa políticamente de confianza en el futuro de Melilla, es la actuación más ambiciosa y trascendental para la economía de la ciudad para los próximos diez años. Significa creación de empleo en la construcción y en la explotación. La producción además de sinergias positivas en las inversiones tanto públicas como privadas que las actuaciones de traslados de industrias molestas a la ampliación, se obtendrían en los terrenos donde se ubican. Por ejemplo, lo serán en los que la actualidad ocupan la central de producción de energía o la planta incineradora. Podemos hablar de unas inversiones totales sobre 600 millones de euros. Se mejorará notablemente en la ciudad el medio ambiente con el traslado de estas y otras industrias de impacto medioambiental.

Se respetará y multiplicará la colonia de la especie protegida Patella Ferruginea. Se fomentará la formación profesional destinada a nuevas ocupaciones y se mejorará estratégicamente la seguridad de Melilla.

Desde Promesa se actualizarán los programas de ayudas a la creación de empleo, estimulando la inversión privada. Estamos abiertos, además, a estudiar y debatir las propuestas que sobre el desarrollo socioeconómico nos quieran presentar los grupos políticos así como los agentes sociales.

Asumo el compromiso de convocar a los grupos de la Asamblea para presentar estas actuaciones y escuchar las propuestas que quieran presentarnos. Les pido su apoyo fundamentalmente a los partidos nacionales para llevarlos a efecto. 

Estoy finalizando. Quiero una Melilla que se parezca cada día más a Europa, y eso pasa, inexorablemente, por un cambio radical en la frontera, que sea menos permeable, que tenga buena imagen, que  no sea tercermundista. Y que nos dé más seguridad, más control y mejor actividad económica. No podemos ser tampoco una Caja de Beneficiencia ilimitada que además sea negativa para el estímulo al trabajo.

Seguiré poniendo todo mi empeño en que nuestra Melilla plural sea eso. Y significa respeto, paz, igualdad y libertad y que el espacio público sea de todos y que las confesiones religiosas no invadan lo más mínimo ese espacio público.

Mi reconocimiento y agradecimiento a la muy buena labor que desempeñan la Guardia Civil, la Policía Nacional, la Policía Local y el CNI dándonos protección constante. Sus éxitos son los de todos. 

Termino. Expreso mi apoyo y el de mi gobierno al Gobierno nacional y a su presidente Rajoy en la noble tarea de vencer con nuestro Estado de Derecho al acto de sedición de unos felones que quieren romper España en contra de todos los españoles, incluyendo aquí a la mayoría de los catalanes que además, así se sienten. No lo conseguirán y deberán pagar por sus ilegales actos.

Finalmente, hoy es el Día de Melilla. 520 años, algo que no se puede ni se debe dudar. Tiendo la mano para que aquellos que se autoexcluyen y no lo aceptan, se avengan a las razones de la Historia y el interés de todos los ciudadanos para hacer una Melilla mejor. Pero siempre estaré y estaremos determinados para luchar rotundamente contra los que intenten romper nuestra unidad. España. 

 

Por una Melilla unida y orgullosa de su diversidad, sólo así tendremos un futuro de estabilidad y calidad de vida.

Noticias relacionadas:

Comentarios

Los comentarios enviados fuera del horario de moderación, serán aprobados al día siguiente.